boricua newspaper, junio 2000

23

Mensaje del Director

Las mezclas culturales son procesos desobedientes. Cuando la gente deja de hacer
las cosas como de costumbre y cambia-esto-añade-lo-otro-inventa-lo-demás, se
entreabre un poco más la puerta de la historia y la vida cambia de habitación.
A B✰ricua le gusta eso.
En esta edición hay mucha desobediencia, especialmente desobediencia civil por
Vieques. La transgresión conlleva la resistencia, el arresto y la crónica: nos negamos a
olvidar y construímos una publicidad de la lucha. La palabra del arresto se digitaliza en
la internet mientras se tamborea en la plena, se refrasea en el comunicado de prensa,
se enciende en la poesía y se apretuja en el relato personal. La imagen del arresto
transita entre la foto pertinente y el soldadito plástico de juguete.
Aquí B✰ricua presenta una muestra de todo eso y de una vez recoge otras
desobediencias para agitar el gozo y la información. Los curanderos desobedecen
las tensas reglas de los hospitales, los raperos desobedecen el folclor afroantillano, la
desobediencia gay amenaza la prudencia legal y los boricuas de Chicago quieren tanto
a su bandera que -desobedientemente- le transforman el vestido.
Nuestros colaboradores se encargan de darle cuerpo a nuestras ganas de periodismo.
Si usted escribe tan bien como ellos, hágase leer.
Ramón López
Director