Chicago: Boricuas quieren desplegar banderas en su vecindario

227

Instalarían banderas de otros países latinoamericanos en el Paseo Boricua para promover la unidad.

Chicago.- La comunidad puertorriqueña de Chicago quiere “abrir los brazos” al resto de los latinos de la ciudad y desplegar las banderas de sus países en el llamado Paseo Boricua, corazón del barrio de Humboldt Park.

“Queremos promover la unidad y al mismo tiempo que se instalen en la calle Division restaurantes latinoamericanos con sus platillos tradicionales y su cultura”, declaró hoy a Efe el concejal Roberto Maldonado, del Distrito 26.

El Paseo Boricua es demarcado por dos banderas metálicas gigantes de Puerto Rico de 18 metros de altura que se inauguraron hace 20 años en el vecindario del noroeste, donde abundan los restaurantes, cafés, galerías y murales que celebran la cultura boricua.

Las banderas latinoamericanas también serían metálicas, aunque más pequeñas y se instalarían en las columnas del alumbrado público de la calle Division, entre Western y California.

Según Maldonado, unos 130,000 puertorriqueños viven en Humboldt Park, lo que representaría la mitad de los habitantes latinos del vecindario.

Se apoderan los boricuas de la Quinta Avenida

Al igual que otros vecindarios de la ciudad, Humboldt Park lucha contra la gentrificación que amenaza con desalojar a los habitantes tradicionales que comenzaron a instalarse en el vecindario en la década de 1940.

Nuevas construcciones, viviendas caras y restaurantes de moda ya se instalaron en los vecindarios Bucktown, Wicker Park y Logan Square, que rodean a Humboldt Park, y atraen a moradores anglosajones jóvenes y de poder adquisitivo alto.

José López, director ejecutivo del Centro Cultural Puertorriqueño, declaró en conferencia de prensa que la expansión del Paseo Boricua podría ayudar a contener el crecimiento de los recién llegados, que “no tienen interés en conservar la identidad cultural boricua”.

“Quieren deshacerse de nuestra identidad, al tiempo que obligan a los vecinos originales a dispersarse por todo Chicago”, agregó.

Está previsto que la instalación de las nuevas banderas comience en la próxima primavera, en un proyecto al que fueron invitados los consulados de América Latina que funcionan en Chicago.

Los puertorriqueños de Chicago celebrarán el sábado su máxima fiesta anual en Humboldt Park, la Parada Puertorriqueña, que se realiza desde 1968 por la calle Division, junto a un festival que durante una semana atrae casi dos millones de visitantes de todo el Medio Oeste

Por Agencia EFE