Estudiante boricua caza el coronavirus en Cuba

115

La Habana, Cuba – Una de las fortalezas silentes del sistema de salud cubano es su complejo esquema de detección de enfermedades, que corre como las venas por el cuerpo entre los pueblos y barrios de la isla, buscando a quien curar.

Este sistema, con sus luces y sus sombras, como es natural, es hoy el pilar de la lucha contra el nuevo coronavirus, pues persigue a nivel comunitario los potenciales casos de COVID-19, de modo que sean atajados antes de que se conviertan en un potencial foco masivo de infección.

Esa labor lleva a que la mayoría de las residencias en Cuba sean visitadas a diario por personal de salud, que pregunta si hay gente enferma, sea con alguna condición preexistente o, sobre todo, de algún síntoma gripal o febril. De encontrarse algún caso, se activa un protocolo de intervención que podría acabar en la hospitalización preventiva de la persona, dependiendo el caso.

En los tiempos del COVID-19, esa labor de detección, llamada aquí pesquisaje, renace en los cerca de 28,000 estudiantes de medicina que hay en Cuba, sean nacionales o extranjeros, y entre ese ejército hay una boricua, natural de Guánica, pero residente en Hartford, Connecticut.

Se llama Ishaira Nieto Rosas, tiene 28 años y es natural del barrio La Luna, donde creció hasta los ocho años, cuando sus padres se mudaron a Connecticut. Estudió Biología y Estudios Latinoamericanos en Vassar College, en Poughkeepsie, Nueva York, y hace tres años ingresó en Escuela Latinoamericana de Medicina en La Habana, Cuba.

https://www.elnuevodia.com/corresponsalias/cuba/nota/estudianteboricuacazaelcoronavirusencuba-2558067/?fbclid=IwAR1vbHRFKG86PNSFBeNa7TVfprJAuCU5nS4LjJ7sAoRIbgdM4t6XNicUM0A